Escritorio del docente

Programa Conectar Igualdad.com.ar

Característica del género de ciencia ficción

Imprimir

Compartir

    

La temática de esta secuencia es: la ciencia ficción, como crítica a la sociedad actual. El objetivo es, que mediante las siguientes actividades se profundicen los conocimientos acerca del género ciencia ficción, sus características y su variación temática.

Autora: Verónica Díaz Pereyro

Responsable disciplinar: Pamela Archanco

Área disciplinar: Lengua

Temática: Género narrativo

Nivel: Secundario, ciclo orientado

Secuencia didáctica elaborada por Educ.ar

Propósitos generales

  • Promover el uso de los equipos portátiles en el proceso de enseñanza y aprendizaje.
  • Promover el trabajo en red y colaborativo, la discusión y el intercambio entre pares, la realización en conjunto de la propuesta, la autonomía de los alumnos y el rol del docente como orientador y facilitador del trabajo.
  • Estimular la búsqueda y selección crítica de información proveniente de diferentes soportes, la evaluación y validación, el procesamiento, la jerarquización, la crítica y la interpretación.

Introducción a las actividades

El cuento de ciencia ficción. Sus temáticas principales. La ciencia ficción como crítica a la sociedad actual.

Objetivo de las actividades

Mediante las siguientes actividades, los alumnos profundizarán los conocimientos acerca del género ciencia ficción, sus características y su variación temática.

Actividad 1:

Si cuentan con conexión en el colegio, los invitamos a comenzar las actividades mirando junto con sus alumnos algunos de estos tráilers de películas de ciencia ficción (u otros que encuentren en Internet).

  1. "Yo robot"
  2. "La guerra de los mundos" (versión de 1953)
  3. "Volver al futuro"
  4. "Doce monos"
  5. "ET"
  6. "Terminator 2"
  7. "Matrix"
  8. "Spiderman"

Pueden comentar con sus alumnos el hecho de que "ciencia ficción" es una traducción inexacta del inglés science fiction (ficción científica) que muestra más claramente el interés por la ciencia y la tecnología característico del género. Luego, realice la siguiente consigna:

¿Qué elementos de estas películas hacen que pertenezcan al género ciencia ficción?

Lean a continuación la lista de temas recurrentes elaborada por González Vargas en su artículo "Hacia una definición del género de la Ciencia Ficción" (pueden encontrar el artículo completo aquí).

Ubicación temporal en un futuro lejano: Los hechos ocurren en un futuro lejano, muchas veces remoto, donde la sociedad humana se desenvuelve en medio de importantes avances científicos y tecnológicos.

Redes informáticas y tecnológicas que lo dirigen todo: mundos altamente automatizados; las computadoras, los cerebros controlan el mundo y las actividades de los ciudadanos. Algunos pocos humanos privilegiados (pertenecientes a grupos de poder), tienen acceso a toda la información.

Presencia de entidades multinacionales que controlan a la humanidad: son los depositarios del poder (político, económico, cultural, informativo, social, etc.). De su éxito depende la paz mundial.

Implantes electrónicos o biónicos de todo tipo en seres humanos: la manipulación genética; las operaciones para instalar sistemas computarizados en el cuerpo, muchas veces con fines militares, plantean serios problemas de índole moral.

Estados totalitarios mundiales: corresponde a la crítica social y política respecto de adónde puede llegar la humanidad si sigue por el camino en que se encuentra, es aquí motivo recurrente de la ciencia ficción.

Ecología: los equilibrios ecológicos se ven seriamente dañados ante las difíciles circunstancias por las que atraviesan las sociedades del futuro.

Explosión demográfica: un importante aumento, alarmante en realidad, de los seres humanos, crea serios problemas para la alimentación mundial.

Explosión-Guerra Nuclear: el holocausto nuclear que destruye a la civilización es producto del fracaso de todos los dispositivos tecnológicos, políticos y económicos de los que disponía la utopía futura para el desarrollo de las sociedades.

Plagas: de toda índole, con su consiguiente reguero de enfermedades, hambre y muerte.

Extraterrestres: de todo tipo y naturaleza, buenos y malos, que invaden o son invadidos y que se encuentran en contacto con los seres humanos para cumplir una determinada misión.

Clima de violencia generalizado: las ciudades de todo el globo viven un clima de violencia desatada, producto y consecuencia de la actuación de una o más de las características antes mencionadas.

Elementos de parapsicología: el psiquismo, la telepatía, la hipnosis, los sueños premonitorios, aun las preocupaciones metafísicas, son parte importante del existir diario de muchos de los personajes de la ficción.

Entre todos, contesten las siguientes consignas:

  • ¿Bajo qué temática podrían clasificarse estas películas? (Si no las habían visto antes, hagan conjeturas a partir de lo que muestran los videos.)
  • ¿Qué otras películas de ciencia ficción conocen? ¿Bajo qué temática se ubicarían?
  • ¿Cuáles de ellas presentan una crítica a la sociedad? ¿En cuáles se hace una advertencia a la raza humana acerca de los peligros que puede llevar el uso irresponsable de la tecnología?

Es pertinente señalar en este punto las diferencias con otros géneros: maravilloso, fantástico y extraño.

Actividad 2:

Les proponemos la lectura de dos cuentos de ciencia ficción que rompen con el horizonte de expectativas del lector.

"El cosmonauta", de Ángel Arango

  • ¿Qué elementos nos advierten, desde el principio del cuento, que los personajes se encuentran en un mundo distinto del conocido por nosotros?
  • ¿En qué momento nos damos cuenta de que Git, Nuí y Mut no son seres humanos?
  • Cortar y pegar en el procesador de textos, disponible en los equipos portátiles, partes del texto que permitan caracterizar a los personajes.
  • Comentar el encuentro entre el cosmonauta y los seres extraterrestres.
  • ¿Por qué Nuí le corta al hombre sus brazos?
  • ¿Les resultó sorprendente el final? Si la respuesta es afirmativa, ¿cómo esperaban que terminara? ¿Por qué?
  • ¿Bajo qué temática clasificarían este cuento?

"Últimas imágenes desde Buenos Aires", de Juan Pablo Luppi

  • Indicar el marco del cuento (tiempo, espacio y personajes).
  • ¿Qué elementos del cuento le resultan familiares al lector?
  • Según las últimas palabras del Hombre de vidrio, ¿cómo esperan los lectores (y los personajes) que terminara el cuento? ¿Por qué?

Teniendo en cuenta la siguiente definición de "distopía" esbozada por Jacobo Cruces Colado, comentar en qué medida "Últimas imágenes desde Buenos Aires" podría ser considerado como tal.

Distopía es el término comúnmente usado como antónimo de utopía y, aunque al igual que en la utopía se refleja una sociedad hipotética distinta a la nuestra, lo hace con una concepción negativa. El concepto de utopía implica una sociedad, gobierno o proyecto halagüeños, aunque irrealizables; en una distopía, por el contrario, la vieja frase de la ciencia ficción esto es lo que podría ser constituye la base de la visión de un mundo peor que el nuestro.

Los ejemplos de distopías son invariablemente conceptos de sociedades futuras (una sociedad con una historia distinta a la nuestra, con eventos históricos distintos, sería una ucronía... buena o mala), y contienen normalmente un fin didáctico, el de mostrar hacia dónde se dirigen los pasos del hombre si la situación no se remedia. En muchas ocasiones este fin didáctico se alcanza a través de la sátira. Las distopías comenzaron a proliferar a finales del siglo XIX, y han continuado hasta nuestros días. Expresan miedo, el miedo a la aparición de una sociedad gobernada por una élite dirigente que aplasta al individuo, de una u otra manera, y protestan contra diversos sistemas políticos o sociales: socialismo, comunismo, capitalismo, fascismo, feminismo, gobierno secular, tiranía religiosa, antiecologismo...

Pueden señalarles a sus alumnos de qué manera este relato rompe con las convenciones del género cuento.

Actividad 3:

Pueden cerrar el tema proponiéndoles a sus alumnos que formen grupos y filmen un video corto que pertenezca al género de ciencia ficción.

Discutir con sus compañeros de grupo cómo se desarrollaría una película basada en "Últimas imágenes desde Buenos Aires". Redactar el guión del tráiler (seleccionando las partes que pueden resultar más atractivas para el público, pero evitando revelar el final). Por último, filmarlo.

Enlaces de interés y utilidad para el trabajo

Bibliografía / Webgrafía recomendada

  • Asimov, Isaac. Sobre la Ciencia Ficción. Buenos Aires. Sudamericana, 1982.
  • Ferrero, José María (comp.). Ciencia Ficción. Cuentos hispanoamericanos. Huemul. Buenos Aires, 1993.
  • Gandolfo, Elvio. "Estudio preliminar". En Gandolfo, Elvio (comp.) Cuentos de Ciencia Ficción. Tomo I: Precursores. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires, 1981, pp. I-X.
  • González Vargas, Benedicto. "Hacia una definición del género de la Ciencia Ficción". Puerto de Escape n.º 5. Septiembre de 2006.
  • Van Vogt, A. E. "Prólogo". En Goorden, Bernard y Van Vogt, A. E. (comps.) Lo mejor de la ciencia ficción latinoamericana. Ediciones Martínez. Barcelona, Roca, pp. 9-13.

El Cosmonauta
por Ángel Arango

Ella dio saltos de alegría sobre el polvo azul. -Acércate -dijo Git.

Nuí avanzó con sus pinzas y se las enseñó a Git. Un tentáculo de Git rodó echando humo hacia Nuí. -¡Córtalo! ¡Córtalo! -suplicó Git. Nuí lo mordió en tres partes: ¡choc! ¡choc! ¡choc! Se comió una. Git se comió otra.

La tercera escapó corriendo sobre el polvo azul y dio un hijo. Nuí agarró al otro hijo de Git por un tentáculo y le cortó la mitad.

-Más, más... -pidió él.

Pero Nuí estaba detrás del pedazo que había cortado; se le fue entre el polvo.

Nuí se dio golpecitos en el carapacho con las pinzas y lanzó un chorro amarillo encima de Git.

Mut era un testigo mudo de los juegos de Git y Nuí.

La nave había sido desviada de su ruta por la interferencia de una corriente de partículas meteóricas y el hombre se vio obligado a aproximarla al planeta para evitar un choque fatal. Luego la fuerza de gravedad la atrajo y fue descendiendo en zigzag, utilizando el motor de freno como compensación.

-Así podré revisar los instrumentos y esperar a que termine el flujo meteórico... -se dijo el cosmonauta.

Primero la nave era un punto negro en el cielo. Acercóse a la superficie como una partícula estelar, creciendo hasta tomar su forma definitiva sobre el polvo azul, que se apartó inmediatamente dejando lugar al oxígeno que respiraba la nave para protegerse, y que pronto vino a formar una mancha roja debajo de ella.

Git, Nuí, Mut y los demás nunca habían visto un meteorito tan extraño: más brillante que los otros, menos caliente, más simétrico. Git se extendió sobre la nave. Su ojo blanco temblaba y las múltiples esferas cerebrales de sus tentáculos se humedecieron. El sudor de los pequeños cerebros a lo largo de sus tentáculos corría por el cristal de las ventanillas.

-¡Muérdeme! -suplicó a Nuí, y ella, ¡choc!, le cortó otro trozo de tentáculo, que dio un hijo más.

Como ocurría cada vez que caían meteoritos, su instinto de reproducción era exaltado y el proceso de cortar tentáculos se multiplicaba.

Nuí mordía los tentáculos de Git con las pinzas y los pequeños pedazos se iban rodando y crecían con rapidez. Mut se extendió longitudinalmente sobre el estimulante polvo azul; alargándose, avanzó sobre la nave y formó varios anillos en su rededor. Luego se subdividió y cada anillo fue a su vez tendiéndose a lo largo sobre el polvo azul y subdividiéndose.

Movido por la necesidad de establecer contacto y por la confianza en sí mismo, el cosmonauta apareció en la puerta de la nave, contemplando a los curiosos pobladores del polvo azul. Solo en su traje ancho, la cabeza dentro del casco de cristal que emitía chispas por las antenas frente a sus ojos, descendió por la escalera y se adelantó hacia la multitud. Los otros quedaron sorprendidos ante aquel ser que salía de un meteorito y caminaba sobre dos tentáculos, moviendo otros dos en el aire.

Mut preguntó:

-¿De dónde vendrá? Nunca habíamos visto a nadie en un meteorito.

-Extraño, extraño -comentó Nuí, e hizo ¡choc! ¡choc! en el aire con sus pinzas.

La osadía del hombre creció al verse como un rey, delante de todos aquellos personajes que permanecían inmóviles, analizándolo a través de sus múltiples tentáculos llenos de esferas cerebrales; miles de ojos pensantes sobre el hombre, escrutándolo, penetrándolo, tomando su imagen y movimientos, apoderándose de sus formas.

Entró en el polvo azul. Los demás vieron cómo se movía cómodamente sobre sus pies, mirándolo todo y lanzando constantes chispas entre ceja y ceja.

-Háblale -sugirió Mut-. Dile cualquier cosa.

-¿Quién eres? -preguntó Git.

El cosmonauta no recibió nada. Su casco de cristal continuaba despidiendo chispas entre ceja y ceja. Pero tuvo una cierta intuición de que querían entablar un diálogo. Lo mejor que pudo hacer fue lanzar más chispas, esta vez azules.

Git, Nuí, Mut, y los demás entendieron que eran un símbolo de paz.

-Sus palabras son azules como nuestro polvo -dijo Mut-. Quiere decirnos algo...

-¿Por qué será tan pequeño? -preguntó Nuí.

Git señaló:

-Tiene dos cerebros gemelos que le brillan. Los abre y los cierra; miren bien. Y por encima de los cerebros nos habla con palabras de luz azul.

-Sí -dijo Nuí-. ¿Qué edad tendrá?

-Debe de ser muy joven -especuló Mut-. Sus tentáculos son cortos...

Nuí se dirigió al hombre.

-Acércate -le dijo-, acércate.

El cosmonauta no oía absolutamente nada.

Nuí entonces se le aproximó.

-¿Estás solo? ¿No hay más contigo?

Los demás miraron hacia la puerta exterior de la nave, que había quedado abierta. Pero nadie se asomaba. Uno de los tentáculos-hijos se fue corriendo y trepó por la escalerilla

El hombre, que lo había visto, siguió intentando entablar conversación.

«Son juguetones y pacíficos -se dijo-. Los pequeños parecen cachorros.»

Y, efectivamente, los pequeños eran los que más se acercaban para verlo.

«He causado conmoción», volvió a pensar el hombre.

Mut preguntó:

-¿Cómo serán sus hijos?

Y se subdividió para que el visitante entendiera lo que se hablaba.

Nuí, observándolo de cerca, vio que se parecía a Git, aunque sus tentáculos carecían de cerebros.

-Es tan joven que aún no tiene -se dijo.

Entonces Nuí se dejó llevar por la curiosidad, más que por las ganas de procrear, y le cortó los brazos al hombre con sus pinzas: ¡choc! ¡choc!

Mientras se desangraba, el cosmonauta sintió que le faltaba el aire y lo último que pudo oír fue otra vez ¡choc! ¡choc! ¡choc! ¡choc!