Escritorio del docente

Programa Conectar Igualdad.com.ar

Historia Oral

Imprimir

Compartir

    

Actividades para realizar un acercamiento a las principales características de la historia oral y sus métodos de trabajo.

¿Qué ventajas ofrece la historia oral en el aula?

"La historia oral escolar sirve para salvar la brecha entre lo académico y la comunidad; trae la historia al hogar, ya que relaciona el mundo del aula de clase y el libro de texto con el mundo social directo y diario de la comunidad en que vive el estudiante."[i] La historia oral abre una nueva dimensión en la historia local y familiar y permite a los alumnos:

  • Promover el contacto del alumno entrevistador con diversas opiniones y puntos de vista sobre hechos y procesos
  • Construir colectivamente el pasado reciente, asumiendo el rol de productores activos en la recolección de fuentes y aportes para la construcción de relatos y documentos históricos.
  • Reconocer la importancia de investigar, explorar y conocer las raíces culturales de sus comunidades, con el fin de valorar su riqueza y potenciar el descubrimiento de su patrimonio étnico y cultural
  • Revalorizar los lazos intergeneracionales, ya que muchas veces sus padres y abuelos se transforman en informantes claves durante el proceso de la investigación.

1. ¿Qué es la historia oral?

Se conoce como historia oral la técnica que se utiliza para registrar y recuperar, por medio de una entrevista, los testimonios de personas que fueron protagonistas de un hecho histórico y tienen de él un conocimiento directo. Por eso, se concentra en los procesos contemporáneos. En este sentido, cuando se hace historia oral lo que se recogen son experiencias del pasado reciente, contadas desde la perspectiva del presente.

Los documentos y libros de historia no pueden decirnos todo sobre nuestro pasado. Al concentrarse solo en hechos históricos importantes o personajes famosos, suelen dejar de lado hechos y personas comunes, sus historias diarias, la historia de los excluidos o la historia de los vencidos (comunidades étnicas minoritarias, mujeres, marginados sociales, delincuentes, homosexuales, etc.).

La historia oral permite que aquellos que fueron excluidos de la historia oficial puedan ser escuchados, buscando y recuperando experiencias olvidadas o desconocidas, porque la particular forma en que la gente da sentido a sus vidas es una evidencia históricamente valiosa. Se trata de dar voz a los que no la tienen.

La memoria es siempre una mezcla de hechos y opiniones, y ambos son importantes. Sin duda la memoria tiene un carácter subjetivo y tendencia a interpretar la historia más que a reflejarla. En consecuencia los trabajos de historia oral pueden encontrar sentido no solo en lo que la gente dice sino también en lo que no dice.

Es necesario recordar que la memoria de nuestros informantes está histórica, social y culturalmente condicionada. Lo mismo ocurre con el entrevistador y su mirada, que siempre estará guiada por los objetivos e hipótesis de su investigación, por su disciplina, etc.[ii]

2. La entrevista de historia oral

Como señalamos, el instrumento privilegiado para realizar una historia oral es la entrevista. A diferencia de una encuesta, que puede ser completada sin intervención del encuestador, la entrevista exige que el entrevistador y el entrevistado estén cara a cara. Desde esta perspectiva, Ronald Grele define entonces la entrevista de historia oral como una "narrativa conversacional". Se dice que es conversacional por la relación que se establece entre entrevistado y entrevistador, y narrativa por la forma de exposición -en que "se cuenta, relata o narra una historia".[iii] Se trata de un diálogo más duro que el de una conversación cotidiana, pero con una relación de confianza entre entrevistado y entrevistador.

La entrevista como resultado de la interacción entre entrevistador y entrevistado es una creación colectiva. "Una entrevista no es una conversación espontánea. Es una situación artificial, donde el entrevistador busca información para su investigación y el entrevistado de alguna manera busca hacer pública su historia y sus puntos de vista".[iv]

El uso de la entrevista para confirmar o ampliar cualquier dato histórico no implica, necesariamente, estar haciendo historia oral. En principio, la historia oral no se usa para buscar aquello que ya aparece en los libros (excepto que sea dudoso) sino que busca lo que solo a partir del relato de la gente, a partir de una entrevista, se pueda encontrar.[v]

El éxito de cualquier investigación de este tipo depende, en gran medida de la calidad de la/s entrevista/s realizada/s. Una buena entrevista supone varios factores: elección de informantes, conocimiento previo del tema a investigar, definición clara de hipótesis de investigación, amplitud necesaria para abordar aspectos no planificados antes de la entrevista y que pueden abrir nuevos caminos y el registro no solo de lo dicho sino también de lo callado.[vi]

Existen diversos tipos de entrevistas y la elección de cada uno dependerá de las necesidades propias de la investigación y del entrevistado en cuestión. Las entrevistas pueden ser estructuradas en torno a cuestionarios fijos o ser conversacionales y flexibles, individuales o colectivas. Por otro lado, hay un tipo de entrevista mucho más abierta que permite al entrevistado armar lo que va a contar: son conocidas como historias de vida. En ellas son tan importantes los segmentos del relato referidos al tema de investigación como la narración de la vida del relator, tanto en su contenido como en la forma de hacerlo.

3. Pasos a seguir

  • Elegir el tema. Es importante, antes de empezar, definir el tema a investigar. Este puede ser la familia, el barrio, la escuela, etc. Luego será necesario definir algunas temáticas que orientarán el proyecto de investigación: una década o año en particular, un hecho histórico, la llegada al país o al lugar de residencia (migración/inmigración), etc. Para ello quizás resulte oportuno utilizar el programa Cronos, un software que permite crear líneas de tiempo y se encuentra instalado en los dispositivos de los alumnos y en las notebook  de los docentes.
  • Planificar / Investigar. Antes de recurrir a la fuente oral es necesario buscar y analizar otras fuentes, recorriendo un camino previo, similar al trabajo del historiador clásico. Es posible consultar en libros, mapas o diarios viejos. Valiéndose del software educativo Google Earth, los alumnos podrán investigar diferentes lugares y regiones del planeta, del país y hasta de su ciudad.
  • Buscar informantes. Una vez seleccionado el tema es posible comenzar la búsqueda de informantes claves que puedan aportar su mirada a la investigación. Los informantes clave se seleccionan por su conocimiento directo acerca del tema que se va a investigar. Estos pueden ser amigos, parientes o vecinos. Quizás sea necesario contactar a integrantes de organizaciones sociales, culturales y/o políticas, como clubes, ONG, sindicatos, etc. Proponéles a los alumnos que redacten un mail introduciendo en el tema y convocando a participar de la entrevista. Para enviar dichos mensajes de correo electrónico o e-mails pueden utilizar el Thunderbird.
    También pueden realizar folletos agregándoles imágenes relacionadas con el tema.
  • Preparar las preguntas. Es fundamental preparar una lista de preguntas que orienten la entrevista. Sin embargo es importante tener en cuenta que no se debe ser demasiado rígido. Este listado puede funcionar como una guía temática, dejando espacio a lo que pueda surgir espontáneamente en la entrevista y que no esté planificado. Para que los alumnos realicen un trabajo colaborativo podrán compartir las ideas utilizando el software Google Docs. También podrán compartir archivos y documentos y alojarlos en la red de la escuela o en alguna de las máquinas, para ello quizás resulte oportuno utilizar el programa OCSInventory Cliente, ideal para trabajar con computadoras en red.
  • Medio de registro. Al entrevistar seguimos una de las técnicas de los primeros historiadores, pero en la actualidad esto se ve facilitado por recursos tecnológicos de registro de audio y video. Todo esto beneficiado por el abaratamiento de los costos de producción y de acceso a herramientas digitales, que hace mucho más accesible este tipo de tecnología. Las grabaciones y registros que se realicen son, en sí mismos, fuentes históricas y como tales necesitan ser accesibles para otros, por eso es aconsejable una buena calidad de grabación y registro. Durante la realización de las entrevistas, los alumnos pueden sacar fotos o filmar y luego editar un video con Movie Maker (programa de edición de videos instalado en los equipos). Si no cuentan con una cámara filmadora o de fotos, podrán utilizar las Webcams que incluyen los equipos o un celular con cámara de fotos.
  • La entrevista. Algunas sugerencias a tener en cuenta durante una entrevista son:
  1. Es importante que la entrevista se realice en un lugar (preferentemente privado) en el que se sienta cómodo el entrevistado.
  2. Es útil comenzar con preguntas sencillas, que no planteen polémica y que permitan entrar en confianza al informante. Algunos puntos que deben ser cubiertos en cualquier entrevista son: nombre completo, fecha y lugar de nacimiento, profesión, etc. Además, cualquier sea el tema a investigar siempre será conveniente recolectar algo de información sobre la infancia, padres, abuelos, hermanos, hermanas, juegos de la infancia, etc. En definitiva, poder construir una historia de vida del entrevistado, desde su infancia hasta la actualidad.
  3. Es importante evitar preguntas que puedan responderse simplemente con un "sí" o "no".
  4. No interrumpir una buena historia con otra pregunta. Algunas veces, el informante clave podrá ser entrevistado más de una vez.
  5. Si la persona entrevistada se desvía del tema y su relato pierde interés, debemos intervenir para que vuelva al tema principal ("antes de continuar, desearía saber...").
  6. No deben cuestionarse los detalles que nos proporcione aunque estos no concuerden con nuestros datos. Si la versión obtenida es muy diferente de la conocida, podemos intentar plantear este problema de manera indirecta ("yo tenía entendido que..."), con el fin de aclarar las contradicciones pero sin presionar.
  7. La información obtenida debe verificarse con otras fuentes. Hay que decidir qué información adicional deseamos y concertar eventualmente nuevas entrevistas. Generalmente, hay aspectos que requieren ser abordados de nuevo, pues han quedado solo apuntados.
  • Después de la entrevista. Al terminar la entrevista es importante agradecer al entrevistado por su tiempo y establecer si será necesaria una segunda entrevista. Además, es probable que el entrevistado tenga fotografías o documentos que le ayuden a relatar su historia. Es importante quedar en contacto con el entrevistado para devolver esos materiales, una vez que sean registrados.

Durante la realización de estas entrevistas, proponeles a los alumnos que las filmen y luego editen un video con Movie Maker (programa de edición de videos instalado en los equipos). Si no cuentan con una cámara filmadora o de fotos, podrán utilizar las webcams que incluyen los equipos o un celular con cámara de fotos.

Podrán compartir los archivos y documentos y organizar una biblioteca multimedia de Ciencias y alojarla en la red de la escuela o en alguna de las máquinas.


Bibliografía

[i] Thad Sitton, George L. Mehaffy, O. L. Davis Jr. Historia oral: una guía para profesores (y otras personas). México, Fondo de Cultura Económica, 1989

[ii], Liliana Barela, Mercedes Miguez, Luis García Conde. Algunos apuntes sobre historia oral . Buenos Aires, Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, Paidós, 2001.

[iii] De Garay, G. La entrevista de historia oral: ¿monólogo o conversación? Revista Electrónica de Investigación Educativa, 1999, en: http://redie.uabc.mx/vol1no1/contenido-garay.html

[iv] UNS Archivo de la Memoria. Historia Oral, en: http://www.uns.edu.ar/archivouns/historiaoral.asp

[v] Idem (ii)

[vi] Idem (iv)


En Encuentro

Sobre el primer envío del programa de Pino Solanas, Memoria del saqueo. Para trabajar el pasado reciente.

En educ.ar